El proceso del Matrimonio

Ni tú ni tu pareja están en un proceso que sucede de la noche a la mañana.

****

Es tan importante desarrollar paciencia en nuestras vidas. No seas una persona que busca los resultados instantáneos, especialmente en tu relación de matrimonio. Ni tú ni tu pareja están en un proceso que sucede de la noche a la mañana; tomó tiempo, años aún décadas formar los hábitos que ahora tienen los dos en sus vidas, y tal vez puede tomar tiempo para que esos hábitos sean cambiados.

Si mantienes la paciencia como el fundamento de tu relación y no siempre estás apurado por darte por vencido la próxima vez que tu pareja no te trate de la manera que es correcta o te hable de una manera que no te guste. Si tienes paciencia vas a ser capaz de manejar de una mejor manera las adversidades que puedas enfrentar.

A veces es difícil ver el cambio en tu pareja después de que le has dicho amorosamente 10,000 veces cuanto te molesta que  deje la  ropa sucia tirada y que no la ponga en el bote de la ropa sucia. Puede ser muy frustrante que la gente, especialmente tu pareja, no diga o haga las cosa como tú las quieres o como tú las harías. Necesitas ser paciente. No permitas que cosas, sobre todo cosas pequeñas te saquen fuera de la vista del cuadro completo en tu relación de matrimonio.